Acupuntura Japonesa

 

La Acupuntura Japonesa se desarrolló en el S.XV se basa en el estudio y revisión de los textos y libros clásicos de la Medicina y filosofía China.

Utiliza métodos muy suaves y sutiles, Sus técnicas son indoloras, siendo muy agradable para la persona que la recibe. La inserción de aguja es muy superficial y las agujas muy finas. Se utilizan muy pocas agujas e incluso se puede realizar un tratamiento sin insertar ninguna aguja.

El método japonés se caracteriza por su claridad y simplicidad en el momento de abordar una patología siendo muy efectiva para tratar todo tipo de síntomas físicos y psicoemocionales, se acompaña a la persona durante todo el tratamiento y se va comprobando como va respondiendo a este por medio de la palpación de los pulsos y el abdomen.

La Acupuntura se complementa con otras técnicas como la Moxibustión y el masaje japonés: Shiatsu

Hay diferentes estilos: Toyohari, Terapia de Meridianos, Manaka, Shonishin...

 

Toyohari

Toyohari, es un método muy eficaz que se consolidó en los años 50, a partir de la Terapia de Meridianos.

En sus comienzos, eran médicos invidentes, esto ha hecho que sea un método que desarrolla una gran sensibilidad y conciencia del tacto, priorizando la interacción del terapeuta con la persona a partir de diferentes métodos de diagnosis como la entrevista, la observación y la palpación de pulsos y abdomen.

Es un tipo de acupuntura gentil y sin dolor, generalmente, no insertamos agujas, se utiliza el contacto suave con unas agujas de plata muy finas o con un Teishin que es una da las diversas herramientas que utilizamos.

Estas herramientas pueden ser de diferentes metales: plata, oro, platino, cobre, 5 metales...

La prioridad es regular y armonizar el Qi para recobrar la salud y la vitalidad de la persona de forma natural.

Se puede tratar la mayor parte de síntomas y enfermedades. Además del tratamiento del dolor, es muy beneficiosa para alteraciones ginecológicas, digestivas, del sistema nervioso, respiratorio, alergias y problemas  inmunológicos.